Revista Éxito y Pensamientos Success and Thoughts Magazine
Revista Éxito y Pensamientos                                            Success and Thoughts Magazine                                                                     

Obras Literarias de Éxito: Crónicas./  Successful Literary Works: Chronicles.

Dos mujeres no encontraron la luz, Crónicas sobre los Altos de Cazucá y sus gentes, Roberto Martínez, Colombia (2018).

“Contigo aprendí… Que existen… nuevas y mejores emociones… Contigo aprendí…”

Mi pensamiento abrió una luz, el límite mismo de la palabra en verbo, para poder entender la ironía de la vida. Observar la Negra, en esa vida, recuerdo aquellas noches, de los besos sudorosos resbalándose en su piel, mi lengua húmeda caminaba en las curvas de su cuerpo, esas noches se envestían de aroma de café molido, hasta descubrir nuevamente el amanecer. Limpiábamos nuestros cuerpos con aromática de leche con toronjil. Descubrir en su mirada silenciosa lo más profundo de su alma noble. De su piel brotaban sus perfumes de camelia.

La Negra, la Chilindrina y yo, seguíamos enrumbados sanamente escuchando ese bolero:

“Contigo aprendí…A conocer un mundo… Lleno de ilusiones…”

Nuevamente le pregunté el negocio de las armas, la Negra me respondió.

—Yo, había conocido unos excombatientes de la guerrilla, ellos nos propusieron negociar armas a las milicias de la guerrilla, y de los paramilitares, pero terminamos vendiéndoselas a los negociantes de drogas, para defender sus territorios en Ciudad Bolívar, era pan comido, para enriquecernos rápidamente.

La Chilindrina se tomó un trago, y nos pasó uno doble, movió su cabellera de un lado para otro expresándose coquetamente.

—Hay, los dos canten unas de esas poesías.

La Chilindrina, soltó la risa abrazando su cuerpo; la Negra, comenzó a recitar un trozo de poesía de José Martí.

—Si es un símbolo el nombre de Paulina, de paz y de ventura, de religión divina.

Yo, con mis tragos encima, le canté un poema en inglés de Julio Cortázar.

—And when everyone had gone, and just two of us were left, among the empty glasses and dirty ashtrays, how beautiful it was to know that you, were there like me at the night´s edge, and you were lasting, you were more tan time, you were the one who wouldn’t leave, because one pillow, one warmth, was going to call us again, awake to the new day, together, laughing, disheveled.

La Negra, no quiso hablar más de ese asunto, y nos emborracharon las poesías, el licor. Hasta la luz del amanecer con la Negra cantando un trozo de poema de Pablo Neruda.

—Yo no lo quiero, Amada. Para que nada nos amarre que no nos una nada. Ni la palabra que aromó tu boca, ni lo que no dijeron las palabras. Ni la fiesta de amor que no tuvimos, y nos saltamos a otro párrafo, cantando en voz alta.

—Yo me voy. Estoy triste. Pero siempre estoy triste. Vengo desde tus brazos. No sé hacia donde voy.  

Yo me despedí de la Negra, mordiendo sus labios tibiamente. La Chilindrina, estaba rendida de la rasca que tenía, quizás una luz tuvo ese reencuentro con la Negra. Para no volverla a ver más en la luz que iluminan a los terrenales, en elegir unas decisiones equivocadas en lo que llamamos nuestro destino.      

El 30 de octubre de 2014, el barrio el Progreso había amanecido patas arribas algunas ollas, las habían allanado, mataron a un campanero, agarraron a unos expendedores, una mujer baleada amaneció en cuidados intensivos… a los días murió; al pasar los días una mañana del mes de noviembre del mismo año, amaneció en uno de los barrios de Altos de Cazucá la Negra muerta. Por impacto de bala en un solar; el cuerpo de la Chilindrina apareció desmembrado en un basurero.

Escribir comentario

Libro de visitas

  • Norah Elizabeth Lane (domingo, 01. julio 2018 20:33)

    I hope you translate it soon. It DOES seem interesting. I'm dying to read from Latin American writers.

  • Jose M. Gómez Jordan (jueves, 05. julio 2018 18:40)

    Abriendo con uno de los mejores boleros del romántico Manzanero y cerrando con la imagen que queda en nuestras cabezas de las ollas y demás objetos del hogar desvencijados, violencia y la máxima tensión, tanto su autor, el colombiano Roberto Martínez, como la imagen ya sin vida del cuerpo desmembrado de la Chilindrina en un basurero cubren al lector de la máxima tensión dibujando una gráfica palpitante entre lo más hermoso de este mundo, que es amarse, y lo más terrible que le pueda ocurrir a uno, que es encontrar a la mujer amada desmembrada y tirada en un basurero. Digamos que es culpa de Noviembre.

  • Teresa Pérez Balbuena (viernes, 06. julio 2018 18:52)

    "Yo me despedí de la Negra, mordiendo sus labios tibiamente. La Chilindrina, estaba rendida..."
    Jose M. no has leído bien. La Chilindrina no es la amada del protagonista de este relato sino su amiga, la Negra.
    De todas maneras coincido con lo de que la tensión se respira desde su comienzo hasta su final y ésta va en aumento.
    Aunque lo que no me queda del todo claro es si tanto el principio como el final coinciden con una historia completa
    ya que pone "Fragmentos de Crónicas". Una tensión que es como una premonición: un mensaje de advertencia que nos
    advierte que cuando somos felices acaece la desgracia.

  • Javier Soler Aponte (jueves, 12. julio 2018 18:04)

    Estoy loco por verla traducida al inglés. Estoy estudiándolo de los textos traducidos que más me gustan. Y éste se lleva la palma. Menudo autor con alma de poeta. Como Alejandro Sanz o Joaquín Sabina (los mejores cantantes), también para mí los mejores autores son aquellos que conocen bien el arte de la poesía, recitando versos como los de Julio Cortázar, o utilizando palabras poco usuales y poéticas como "se envestían", visuales y coloquiales como "patas arribas" o incluso periodísticas como "desmembrado", que recordemos que es una crónica. Brillante el fragmento y brillante su autor, el colombiano Roberto Martínez.

  • Pedro J. Gómez (martes, 17. julio 2018 18:05)

    Me gusta MUCHO !!! Gracias, muchas gracias a esta publicación por permitirnos conocer a estos GRANDES autores!!

  • Óscar Serrano Salcedo (jueves, 02. agosto 2018 20:11)

    Teresa Pérez Balbuena, no sé dónde habrás leído lo de fragmentos de crónicas pero a mí me parece una crónica muy completa que introduce muy bien los personajes y narra muy bien, ofreciéndonos un punto de vista de su autor muy jugoso, a la par que artístico. Ciertamente yo veo a Roberto Martínez como un gran cronista, un género literario que, en su caso, aúna lo "periodístico" con lo literario. Me parece una crónica estupenda, entera, muy bien vertebrada de principio a fin que nos indica que detrás hay una brillante y talentosa pluma, la de su autor.

  • Raúl Fuentes Andía (martes, 28. agosto 2018 22:16)

    FANTÁSTICA crónica literaria de Roberto Martínez de Colombia.

Introduce el código.
* Campos obligatorios