Revista Éxito y Pensamientos Success and Thoughts Magazine
Revista Éxito y Pensamientos                                            Success and Thoughts Magazine                                                                     

Crítica Literaria./ Literary Criticism.

Ambigüedades y contradicciones internas pueden quedar reflejadas para siempre en imágenes como éstas.

(Pie de imagen 2) La Nueva Crítica ("New Criticism") es una corriente estadounidense de la teoría y de la crítica literaria del siglo XX. Propone una lectura atenta del texto ("close reading"), que preste particular atención a sus ambigüedades y contradicciones internas, propiamente lingüísticas y literarias, con la voluntad de excluir los componentes históricos y psicológicos de los estudios literarios, en la creencia de que hay que analizar la obra en sí, prescindiendo del fundamento científico, lo que era en gran medida la clave del formalismo ruso.

¿Qué diferencia hay entre Criticismo y Crítica literaria?

El Criticismo es una corriente filosófica mientras que la Crítica Literaria es una de las disciplinas de la Literatura.

Mientras que en el Criticismo el filósofo prusiano de la Ilustración Immanuel Kant con sus críticas a la razón y sus imperativos categóricos realiza un estudio exhaustivo del objeto de estudio de la Filosofía, que son las valoraciones subjetivas de los distintos pensadores o filósofos sobre el pensamiento, la existenciaetc., en la Crítica Literaria muy diferentes escuelas dentro de la Estética y sobre todo de la teoría de la Crítica Literaria e incluso de la Lingüística estudian el objeto de estudio de la Crítica Literaria, que es la lectura crítica del texto literario. 

Metodologías y corrientes para la lectura crítica de los textos literarios

Las metodologías utilizadas, en diferente y sucesivo grado de pervivencia, pueden ser enumeradas como positivista, historicista, filosófica, hermenéutica, procedentes del siglo XIX, o sencillamente tradicionales y filológicas, o bien de otro lado psicológica, sociológica, formal y estructuralista, o la llamada estética de la recepción, entre las tendencias más difundidas y que responden básicamente a multiplicados grupos o corrientes. 

Las corrientes que han estudiado la literatura y el hecho literario en el siglo XX, desde el Formalismo Ruso, la Semiológica, la Estilística (alemana y española e incluso francesa, ya idealista, descriptiva, además de genética, funcional o estructural), la Escuela de Frankfurt, el más modesto "New Criticism", el Marxismo, el Psicoanálisis, la Sociocrítica, en general el Estructuralismo y sus proyecciones sucesivas, la Narratología, la Lingüística del Texto, y en último término los varios sectores del llamado Postestructuralismo, la Pragmática Literaria, la Neorretórica, la Deconstrucción, el Neohistoricismo, y diversos sociologismos, a menudo muy alejados de la entidad literaria.

Libro de visitas

Todavía no hay comentarios.
Introduce el código.
* Campos obligatorios
Rafael Álvarez “El Brujo” - Misterios del Quijote. www.tickentradas.com

(Pie de página 2) En «Los misterios del Quijote», obra escrita por Emilio Pascual a partir de los textos de Miguel de Cervantes, «El Brujo» se desdobla en varios personajes, hablando como Don Quijote por boca de Sancho y viceversa. Entre la primera y la tercera persona, el actor salta también de un episodio a otro de la novela entremezclando la comicidad y la melancolía, la prosa y la poesía, la locura y la cordura que perfilan la personalidad del personaje.

Chamanismo Quijotesco 

El cuerpo y el alma son la metáfora literaria que nos hablan del personaje como ser vivo. Pero, el personaje más que presentado como ficticio es presentado como desdoblación de su autor. Mirando atentamente al personaje, hemos de percatarnos de la supina importancia que posee el hecho místico de que un tal señor Alonso Quijana pase a ser don Quijote. En ese cambiomás bien metamorfosis, el vulgar lugareño se transforma en un intrépido y universal caballero cuya misión es resucitar a los de la Mesa Redonda del Rey Arturo. Ergo, Alonso Quijana es el cuerpo y materia de lo que ha de ser, es una potencia de lo que va a ser acto. El hidalgo de La Mancha, lector voraz de libros de Caballerías, es el cuerpo y materia de ese otro héroe y caballero que ha de venir a devolvernos la quietud y virginidad de aquella tan soñada Edad de Oro. Muy por el contrario, si dejamos el cuerpo de don Quijote que es caduco, feo y desarregladotomando por ende sus cualidades morales, y por ello su alma, nos encontramos que algo bien distinto nos ofrece el panorama.

Don Quijote: ¿Brujo o caballero? 

Después de todo ese cambio, don Quijote deja de sentir y ver el mundo como el resto de los seres humanos lo experimentan, lo que el resto ve como molinos, para él son gigantes, las ventas no son posadas para gente de paso sino castillos para nobles caballeros. El elemento chamánico se ve en toda la obra del Quijote como algo implícito y esencial a ella. No sería sorprendente esto si atendemos al hecho de que la brujería o hechicería era un motivo claro y aceptado de la vida cotidiana del Barroco. La España del siglo XVII, tal y como ya ha mostrado eminentemente Caro Baroja en sus innumerables estudios, es una sociedad repleta de "obscuridades" míticas y supersticiosas: la brujería no era menos. Este formato mágico y brujeril es constante no solamente en el Quijote, sino en toda la obra cervantina. Lo mágico era algo aceptado, admirado y estudiado en aquellos días, y creer en ello no tenía por qué ser motivo de burla por parte de alguien.

Antonio Palomo-Lamarca, "La metáfora brujeril en el Quijote", Hispanich Culture Review Fall 2001-Spring 2002, Volume VIII, Number 1-2.

Libro de visitas

Todavía no hay comentarios.
Introduce el código.
* Campos obligatorios