Revista Éxito y Pensamientos Success and Thoughts Magazine
Revista Éxito y Pensamientos                                            Success and Thoughts Magazine                                                                     

Edad Antigua./ Ancient Times. (36.900 a. C./b. C.-476).

La Esfinge y las Pirámides de Giza (en el antiguo Egipto, III milenio a. C.).

(Pie de página 2) En el Antiguo Egipto todo lo que era considerado que procedía del cielo tenía éxito. El éxito era igual a poder. Los faraones eran considerados semidioses, mitad humanos, mitad extraterrestres.

¿Existía ya el márquetin en el Antiguo Egipto? ¿Ya se idealizaba a los faraones para convertirlos en semidioses?

En una época en la que se construyeron gigantescas y fastuosas pirámides con una tecnología muy superior a la que tenemos incluso hoy en día, vivió y reinó un faraón llamado Akenatón, el padre de Tutankamón. Akenatón fue el más enigmático de los faraones. Su cuerpo de aspecto extraño alimentó las teorías que sugieren que fue un misterioso líder que vino del cielo.

Los textos antiguos describen que en la historia del antiguo Egipto, conocida como la era predinástica, reinaron "dioses" en Egipto durante cientos de años

Akenatón (Akhenaten) fácilmente podría haber sido un faraón egipcio que pertenecía a este período. Algunos teóricos de los antiguos extraterrestres interpretan su cráneo alargado como una señal de patrimonio ajeno.

El antiguo Egipto tiene una de las historias más sorprendentes del planeta. No sólo son sus espectaculares y notables logros arquitectónicos, sino también su increíble conocimiento en las diferentes ciencias. Esto es un detalle llamativo compartido por sólo unas pocas civilizaciones antiguas en todo el mundo.

Sin embargo, las pirámides de Giza y la Esfinge majestuosa no son los únicos misterios que rodean la antigua civilización egipcia. Sus emperadores pertenecen a una lista de detalles más arcanos de la civilización del antiguo Egipto.

Uno de estos faraones se destaca del resto: Akenatón

Akenatón, que era conocido antes del quinto año de su reinado como Amenhotep IV, fue un faraón de la dinastía XVIII de Egipto, que reinó durante 17 años. Fue el padre de Tutankamón, uno de los más famosos faraones egipcios. Muchos consideran Amenhotep como uno de los mayores y más influyentes innovadores religiosos del mundo. Muchos lo consideran como el primer monoteísta de la historia, un precursor de Abraham, Isaac, Jacob y Mahoma como profetas que adoran a un único Dios.

Pero antes de Akenatón, muchos faraones extraños reinaban en el antiguo Egipto

Uno de los textos antiguos más importantes que puede decirnos más acerca de este momento de la historia es el Papiro de Turín, que enumera todos los faraones que gobernaron el antiguo Egipto.

No sólo esta lista “oficial” incluye todos los faraones del antiguo Egipto, sino que también incluye las deidades o “dioses” que vinieron de arriba y gobernaron en la tierra de Egipto antes del primer faraón mortal de Egipto, con un linaje que va más allá de los 13.000 años. Éste es un gran misterio porque los eruditos convencionales consideran este texto antiguo como un puro mito, y porque la mayoría de los detalles del texto antiguo se pasan por alto y son omitidos en los libros de historia.

Según el egiptólogo inglés Toby Wilkinson:

“Ellos parecen no tener antepasados o períodos de desarrollo;  parecen haber aparecido de la noche al día”.

La Piedra de Palermo Epitaph es otro texto antiguo que menciona los misteriosos emperadores del Egipto predinástico

Esta piedra antigua ni siquiera se refiere al dios egipcio Horus, lo que sugiere que era un rey del antiguo Egipto miles de años atrás. También dicen que otro dios egipcio, Tot, reinaba en las tierras del antiguo Egipto (8.670/7.100 a. C.). Curiosamente, el alto sacerdote egipcio, Manetón, que tuvo acceso a un número ilimitado de textos antiguos de la antigua biblioteca de Alejandría, escribió al faraón sobre la historia del antiguo Egipto en 30 volúmenes, refiriéndose a los seres divinos que reinaron durante el Egipto prefaraónico.

Según la mitología egipcia, Akenatón es descendiente de los dioses que vinieron a la Tierra en el momento de Zep Tepi, y hasta el día de hoy la gente cree que este faraón vino de las estrellas

De acuerdo con los “Textos de las Pirámides”:

Hubo un período que surgió del caos primordial y la forma en que los dioses dominaban la tierra. Este período se denomina “Zep Tepi”.

Muchos investigadores creen que la antigua civilización egipcia se originó en el año 36.900 a. C., cuando los “dioses” que vinieron del cielo reinaban en el país de los faraones. Se cree que Akenatón era uno de ellos. Akenatón, considerado por muchos como un faraón hereje, era el emperador responsable de dirigir Egipto hacia un estilo de vida religioso completamente diferente, tratando de reconstruir la religión, que separa el politeísmo tradicional del antiguo Egipto.

“Sólo hay un Dios, el Padre. Yo le puedo acercar al día, por la noche”. –Akenatón.

Akenatón, para convertirse en faraón, ordenó que toda la iconografía de los dioses anteriores fuera retirada

Tan sólo permitió un emblema, que era un símbolo del sol, literalmente, el disco del sol con curiosos brazos o rayos apuntando hacia abajo.

Atón, comúnmente conocido como el “Disco Solar”, fue representado en los textos antiguos como una divinidad. Y luego está la historia de Sinuhé, de la dinastía XII, un rey difunto que se describe como Dios de los cielos, uniéndose con el disco solar: el cuerpo divino que le une a su creador.

Por analogía, el término “plata Aten” se utiliza a veces para referirse a la Luna. El solar Atón era adorado como un dios ampliamente en el reino de Amenhotep III, cuando se le representa como un hombre con cabeza de halcón y Ra.

Sin embargo, Akenatón fue mucho más misterioso, y su cuerpo de aspecto extraño alimentó las teorías que sugieren que no podría haber sido un faraón cualquiera. Fue un misterioso líder que vino del cielo

Aunque Akenatón es bien conocido debido a la misteriosa forma de su cabeza, la lista de características extrañas es extensa: un cráneo alargado, un cuello largo, ojos enterrados, muslos gruesos, largos dedos, las rodillas al revés, un vientre prominente, el cual sugiere un embarazo, y los pechos como una mujer.

Akenatón era una especie de híbrido entre hombre y mujer: poseía pechos de mujer y un vientre abultado  

La primera cosa extraña de todas las estatuas y representaciones de Akenatón es su cráneo alargado. En general, su cuerpo es casi una mezcla femenina y masculina. Éste era el hecho más extraño, ya que otros faraones eran representados como figuras fuertes e imponentes. Akenatón, sin embargo, no fue bien representado, sino como una figura extraña y débil mirando, con una cabeza muy alargada.

¿Por qué Akenatón ordenaría los cambios en la iconografía real para presentarlo como un faraón “débil”?

Misteriosamente, la esposa de Akenatón, Nefertiti, también estuvo representada con un cráneo alargado. ¿Tendrían alguna anomalía genética que hizo que sus cabezas y cuerpos fueran deformes? ¿Hay algo más acerca de los orígenes de este extraño faraón? ¿Es posible que se tratara de un ser con genes de ADN de extraterrestres, un híbrido mitad humano, mitad extraterrestre?

http://www.conocimientoprohibido.es/akenaton-faraon-extraterrestre-del-antiguo-egipto/

Libro de visitas

Todavía no hay comentarios.
Introduce el código.
* Campos obligatorios