Revista Éxito y Pensamientos Success and Thoughts Magazine
Revista Éxito y Pensamientos                                            Success and Thoughts Magazine                                                                     

A menudo nosotr@s somos un problema en vez de ser nosotr@s mism@s una solución. 

Sometimes we are the trouble instead of us being the solution.

¿Eres  Parte  de la Solución o Parte del Problema?/ Are You The Key to Solution or Another Reason for Trouble?

Estrecha vínculos con las personas que más amas.

Perfumes y objetos consumibles o de consumo que te recuerdan constantemente que te fijes en jovencitas y jovencitos, que multipliques tus amores por un gran número -para así agrandar bien grande tu ego y ¡quién sabe evitar una futura decepción amorosa!, canciones de encuentros de una sola noche en las que a la mañana siguiente ya no me interesarás, tus amig@s que ahora que ya estás felizmente casad@ te sugieren que te busques un/a amante, webs, revistas y ¡estudios sociológicos! avalados por prestigiosas universidades que sugieren que estar enamorad@ muchos años afecta negativamente a tu autoestima, que el principal motivo de la depresión tanto en hombres como en mujeres es contraer un compromiso con otra persona de por vida...

Evita planes comprometidos con los amig@s

Si te dicen que comienzan a aburrirles vuestras quedadas de siempre y te plantean que deberíais contratar a un estríper (mujeres) para amenizar la velada y después del estriptís vais con unas copas de más y acabas liándote con el chico, y tu chico esperándote en casa sin saber nada. Si te ven como un tipo aburrido porque pones pegas a querer ir a un club de alterne (hombres) a alternar con chicas y acabar con alguna de ellas en una habitación cuando tú estás casado, rechaza el plan. Queda con ellos en otras circunstancias. No debería ser aburrido hacer planes con l@s amig@s sin necesidad de ser infiel a tu pareja.

Es el amor de mi vida y renunciar a lo demás me da igual

No renuncies a tus aficiones, al deporte, a las quedadas con l@s amig@s para charlar y divertirte, a hacer planes con ell@s. Renuncia a ser infiel.

Crea vínculos de amistad tales que, aunque nos os vierais en mucho tiempo, vuestro cariño sea incondicional

Profundiza en los sentimientos cuando hables con tus amig@s, no te quedes en un simple plano superficial de quedadas con ell@s. Tienes que aprender que, además de hablar de hacer planes con los amig@s, profundizar en los sentimientos –no simplemente en los sentimientos de amor sino en los sentimientos que sentimos hacia la familia, nuestros hijos, nuestros amigos, nuestra comunidad, etc., profundizar en esos sentimientos hace que se creen unos vínculos de amistad irrompibles con los amig@s.

Mensajéate con tus amig@s  mandándoles cartas de largo en largo. Sé consciente de que ell@s harán nuevos amig@s. Posiciónate como un/a amig@ en quien confiar, alguien que es profundo en los sentimientos, que construye vínculos fuertes y duraderos, fiel a la amistad y que jamás traiciona.

La leyenda que hay detrás de mi pareja no me permite ver más allá

¿Por qué quieres ver más allá? ¿Qué es lo que pretendes con esa actitud? ¿Tu objetivo es amar a tu pareja en profundidad o no tienes ningún problema en ser tú el problema para romper vínculos? Porque a menudo nosotr@s somos un problema en vez de ser nosotr@s mism@s una solución.

Colócate una venda en los ojos y comienza a idealizar. Tu amorcito, que deseas que sea el futuro papi/mami de tus hij@s –es un anhelo interno que has tenido siempre pero con estas sociedades egoístas y ególatras te sentías un tanto cohibid@ para poderlo espresar. Tu amorcito es ese caballero o esa dama que soñabas de niñ@. Después se alteraron tus percepciones sobre la vida. Recupera amorosamente el concepto del amor idealizándolo de nuevo.

Recupera ese amor incondicional hacia tus padres y herman@s y hacia tus seres más queridos

Eres un ser familiar que desea mantener unida a su familia. De niñ@ siempre deseabas que tus papás estuvieran unid@s, que tu familia siempre estuviera unida, tenías pesadillas pensando que un día te separarían de lo que más amabas. Después, de mayor, tus percepciones cambiaron porque la sociedad te moldeó.

Recupera de nuevo ese vínculo. Anota en tu agenda la rutina de verles y hablar con ell@s. Te sorprenderá cómo pueden fortificarse esas relaciones. Estas relaciones te permitirán bucear dentro de ti, de tus recuerdos, amar el niñ@ que fuiste y poder valorar, aún más, el adulto maravilloso que ahora eres.

Consigue que tus hij@s estén siempre cerca de ti

Estás separad@ o divorciad@ y ha habido circunstancias que han propiciado que no hayas obtenido la custodia de tus hij@s. Aunque tus hij@s sean ya mayores, aunque ell@s vivan lejos de ti, llámales de vez en cuando –debe ser el papi o la mami quien llame, si hay reticencias en la relación, si no hay problemas en estas relaciones, seguramente os estaréis llamando indistintamente.

Una enfermedad es la oportunidad ideal para conseguir fortalecer vuestros lazos. Uno de vosotros ha caído enfermito y, en pelotón, los demás vais –sin agobiar demasiado al enfermito, vais a verle y a estar con él/ella, demostrándole de esta manera tan hermosa vuestro amor incondicional.

Siéntete unid@ a tu comunidad, realiza actividades con tu comunidad y estrecha vínculos

Tenéis hij@s y alguna que otra discusión asoma de vez en cuando. Para evitar que las discusiones se conviertan en verdaderos problemas de pareja, estrecha vínculos con tu comunidad. Participa en eventos en los que la comunidad fortalezca el sentimiento de unión y haz que tus hij@s también amen este tipo de eventos. Provocarás el fortalecimiento de tus relaciones con tus hij@s, y tu pareja y tú, por fin, empezaréis a disfrutar de hacer planes juntos, sin el agobio del tema económico.

Prioriza el sentimiento al sexo, la calidad a la cantidad, el sentimentalismo amoroso a la sensación de vacío en la distancia

Tu pareja no es un cuerpo físico lleno de agujeros. Tampoco es un instrumento de traer dinero a casa. Tu pareja es el amor de tu vida y, aunque hayas tenido varios amores, la pareja que tengas en ese momento ha de ser el amor de tu vida, única e irremplazable para ti. No rindas homenaje a tus parejas anteriores. Tu pareja es lo realmente importante. Saber vivir el momento románticamente es entregarse en cuerpo y alma a tu relación. El sexo es importante pero el amor lo hace realmente importante. Quizá no lo haga tantas veces como un mono, que lo hace sin pensar, pero cuando lo hacemos es realmente muy especial. Me deleito pensando en cómo será nuestro próximo encuentro. Cada vez más siento que nuestro amor se fortalece. En la distancia, no me dejo llevar por la sensación de vacío sino que recurro al sentimentalismo más amoroso del que soy capaz. Él/ella es mi destino.

Libro de visitas

Todavía no hay comentarios.
Introduce el código.
* Campos obligatorios

Muchas veces, sin quererlo o sin darnos cuenta, nos hacemos parte del problema.

Lo vemos venir y temblamos de la preocupación; le damos vueltas hasta que nos duele la cabeza o se la ponemos como un bombo a quien esté al lado y creamos un problema añadido al entrar en tal estado de nervios.

Honestamente, yo también lo he hecho.  Reconozco que no es lo más práctico ni lo más sensato.

A modo de sugerencias (o autosugerencias), aquí unas ideas para salirse del problema y comenzar a explorar soluciones:

Ponte en pausa

Cuando salten las alarmas, espera. Date un paseo o busca otra manera de despejarte, hasta que se aplaquen los nervios y puedas ver la situación con otros ojos; con los ojos de la razón.

Acepta tu miedo, pero no dejes que decida por ti

Tener miedo es normal y hasta saludable.  Otra cosa es ser prisionero del mismo. El miedo es sólo una emoción que tiene el poder que tú le des.

Cíñete a los hechos

No te cuentes a ti mismo historias sobre las malas intenciones de tal o cual. No especules con lo que pueda ocurrir en adelante, si no cuentas con datos contundentes. Quédate con la información que conoces, con lo que puedes manejar… y haz el resto a un lado.

La situación ya es complicada, como para querer complicarla más.

Hazte preguntas que lleven a soluciones

¿Por qué yo? ¿Por qué a mí? Esos interrogantes sirven de poco. Elige preguntas que supongan un paso adelante, como: Dado el panorama, ¿qué es lo próximo que voy a hacer?

Busca acuerdos

Si hay más gente involucrada, la solución hay que encontrarla entre todos.

Esperar que otros enfoquen la situación del mismo modo que tú y que lleguen a las mismas conclusiones hará el problema más grande. Escucha. Comprende. Y, si no estás de acuerdo, expón lo tuyo.

Ahora… ¡a encontrar una solución!

Difícil papeleta, a la que no le hace justicia una entrada tan corta como ésta.

Pero, para tener el proceso claro, todavía voy a resumirlo más: No te enlaces al problema con emociones desbocadas y un exceso de pensamientos catastrofistas. Enfría tu mente, simplifica y enfócate en la salida.

https://kanelitamiel.com/2014/12/23/eres-parte-de-la-solucion-o-parte-del-problema/

Libro de visitas

Todavía no hay comentarios.
Introduce el código.
* Campos obligatorios