Revista Éxito y Pensamientos Success and Thoughts Magazine
Revista Éxito y Pensamientos                                            Success and Thoughts Magazine                                                                     

Destacados    Proyectos:     Fragmentos   de   Obras  de  Teatro./     Outstanding Projects: Fragments of Plays.

Doña Rosita la soltera o el lenguaje de las flores, Federico García Lorca (1935).

ACTO PRIMERO (Fragmento de la última escena)

 

 

 

(Salen. Queda la escena sola. Un piano lejísimo toca un estudio de Cerny. Pausa. Entra el Primo y al llegar al centro de la habitación se detiene porque entra Rosita. Quedan los dos mirándose frente a frente. El Primo avanza. La enlaza por el talle. Ella inclina la cabeza sobre su hombro.)

 

 

 

El costurero y las flores

ROSITA

¿Por qué tus ojos traidores

con los míos se fundieron?

¿Por qué tus manos tejieron,

sobre mi cabeza flores?

¡Qué luto de ruiseñores

dejas a mi juventud,

pues, siendo norte y salud

tu figura y tu presencia,

rompes con tu cruel ausencia

las cuerdas de mi laúd!

                                                                                           PRIMO

                                                                                           (La lleva a un bis a bis y se sientan.)                                                                                             ¡Ay, prima, tesoro mío!,

                                                                                           ruiseñor en la nevada,

                                                                                           deja tu boca cerrada

                                                                                           al imaginario frío;

                                                                                           no es de hielo mi desvío,

                                                                                           que, aunque atraviese la mar,

                                                                                           el agua me ha de prestar

                                                                                           nardos de espuma y sosiego

                                                                                           para contener mi fuego

                                                                                           cuando me vaya a quemar.

ROSITA

Una noche, adormilada

en mi balcón de jazmines,

vi bajar dos querubines

a una rosa enamorada;

ella se puso encarnada,

siendo blanco su color;

pero, como tierna flor,

sus pétalos encendidos

se fueron cayendo heridos

por el beso del amor.

 

Así yo, primo inocente,

en mi jardín de arrayanes

daba al aire mis afanes

y mi blancura a la fuente.

Tierna gacela imprudente

alcé los ojos, te vi

y en mi corazón sentí

agujas estremecidas

que me están abriendo heridas

rojas como el alhelí.

                                                                                            PRIMO

                                                                                            He de volver, prima mía,

                                                                                            para llevarte a mi lado

                                                                                            en barco de oro cuajado

                                                                                            con las velas de alegría;

                                                                                            luz y sombra, noche y día,

                                                                                            sólo pensaré en quererte.

 

                                                                                            Cuando mi caballo lento

                                                                                            coma tallos con rocío,

                                                                                            cuando la niebla del río

                                                                                            empañe el muro del viento,

                                                                                            cuando el verano violento

                                                                                            ponga el llano carmesí

                                                                                            y la escarcha deje en mí

                                                                                            alfileres de lucero,

                                                                                            te digo, porque te quiero,

                                                                                            que me moriré por ti.

ROSITA

Yo ansío verte llegar

una tarde por Granada

con toda la luz salada

por la nostalgia del mar;

amarillo limonar,

jazminero desangrado,

por las piedras enredado

impedirán tu camino,

y nardos en remolino

pondrán loco mi tejado.

Volverás.       

                                                                                            PRIMO

                                                                                            Sí. ¡Volveré!     

ROSITA

¿Qué paloma iluminada

me anunciará tu llegada?

                                                                                            PRIMO

                                                                                            El palomo de mi fe.          

ROSITA

Mira que yo bordaré

sábanas para los dos.         

                                                                                            PRIMO

                                                                                            Por los diamantes de Dios

                                                                                            y el clavel de su costado,

                                                                                            juro que vendré a tu lado.      

ROSITA

¡Adiós, primo!           

                                                                                            PRIMO

                                                                                            ¡Prima, adiós!

Pañuelo con rosa. (Se abrazan en el bis a bis.)

Escribir comentario

Libro de visitas

  • Jorge Rafael Cortes Muñoz (sábado, 21. julio 2018 21:47)

    Veamos el uso del epíteto en Lorca. Algunos epítetos a destacar en este gran poema hecho obra de teatro serían:
    "Pétalos encendidos" de color; "gacela imprudente" los animales siempre son imprudentes; "agujas estremecidas" que siempre al pinchar estremecen; "barco de oro cuajado" si es un barco de oro es porque está lleno o "cuajado" de oro; "verano violento" violentamente caluroso, tiñéndolo todo de rojo intenso o carmesí; "amarillo limonar"; "paloma iluminada", las palomas son en la religión católica el símbolo de la paz (y de la iluminación celestial).

  • Rosa María Corrales Redondo (domingo, 22. julio 2018 17:33)

    ¡¡Qué bonito!! ¡¡Lorca y Granada son lo mejor!! ¡¡Qué vivan por siempre los versos del gran poeta!!

Introduce el código.
* Campos obligatorios