Revista Éxito y Pensamientos Success and Thoughts Magazine
Revista Éxito y Pensamientos                                            Success and Thoughts Magazine                                                                     

Arte: Pintura./ Art II: Painting.

Escribir comentario

Libro de visitas

  • Francisca Badía Bueno (jueves, 07. junio 2018 17:10)

    sus obras son una pasada
    sí.. yo las he visto ya en varias exposiciones

  • Carmela González Reina (domingo, 17. junio 2018 19:42)

    bellísima composición la de ¿las sirenas? de la derecha, ¿o representa al signo de piscis?

  • Thea Anderson (martes, 19. junio 2018 16:41)

    Nice compositions. Excellent artist!!

Introduce el código.
* Campos obligatorios

(Pie de página) Joseph Segui, filósofo y escritor valenciano, vive en Corinto, Grecia, la cuna de la filosofía clásica. Y no únicamente se dedica a la escritura; también pinta. Como podéis apreciar en las fotos este artista ha nacido para el arte. En las fotos del centro y de la derecha dos acrílicos sobre lienzo de 2012. En el centro “Le rêve”, mientras que a la derecha “La Fenêtre du poète”.

(Caption under picture) Joseph Segui, Valencian philosopher and writer, lives in Corinth, Greece, the cradle of classical philosophy. And not only he devotes himself to writing; he also paints. As you can see in the pictures, this artist was born for art. On the right and middle pictures, two acrylics painted on canvas in 2012. On the middle picture, “Le rêve” (The dream), whereas on the right picture “La Fenêtre du poète” (The poet's Window).   

Podríamos estar ante un nuevo Picasso

Como Picasso, Segui tiene su propio estilo en la pintura abstracta. Podríamos extraer una serie de características comunes de sus pinturas que nos harían pensar que nos hallamos ante un Segui. En arte, para construir una leyenda, hemos de tener al menos una cosa clara en la mente: Un artista lo es porque puede ser identificado como alguien único que, aunque con diferentes etapas en la vida, la crítica artística –y el público, siempre halle una manera de relacionar al artista con su obra.

Segui tiene su propio sitio web donde podéis echar un vistazo a sus creaciones plásticas y contemplar su genio artístico en todo su esplendor:

https://josepseguiplasticartist.wordpress.com/joseph-segui-plastic-artisti-peintures/

Su dedicación al mundo literario ha sido muy fructuosa

Joseph Segui lleva más de treinta años dedicado al mundo literario. A finales de los años 70 comenzó a publicar poemas y relatos en revistas literarias, y también empezó a escribir en revistas especializadas y en prensa diaria, crítica literaria, de cine y de artes plásticas. El autor cuenta con un extenso currículum y ha publicado varias novelas. La primera salió a la venta en 1978 y se titula “Espai d’un ritual”, escrita en catalán. De su experiencia como escritor y periodista en Nueva York surgieron sus novelas “Las tribulaciones de un escritor en New York City” y “Periodistas”.

Para que entendamos mejor su obra Segui escribe su propia crítica literaria

Para entender la obra de Segui hay que leer la crítica literaria que él mismo escribe sobre su propia obra. Sus escritos están llenos de trazos sobre la leyenda que ha sabido forjar sobre sí mismo. Es un escritor que ha sabido construir una leyenda a partir de su obra, como pocos. Es una delicia leer los escritos de Segui. Comparto con vosotr@s las palabras del maestro, sin atreverme a tocar ni una coma del escrito –que es una auténtica obra de arte:

_De la veracidad en la ficción, by Joseph De Corinto Segui [Carta del maestro del 25 de marzo de 2017 a las 10:46 am]
Una amable amiga, no poco inteligente, de esta red me comenta que le gusta mi “estilo literario”. Esto me remite a Flaubert: “El estilo es el hombre (el escritor)”. Y también decía: “Madame Bovary (la novela) soy yo”. 
Mi última novela publicada, “Nueva York. Delirios de amor” es toda ella ficción. Una ficción basada en la observación, la información, la propia experiencia. No se me puede identificar con el personaje protagonista principal (John Lotz, un escritor). Yo soy el narrador; en último caso, quien ha escrito esta ficción, la novela. Como en un sueño, todos los personajes me representan. En particular, los personajes femeninos, que son con los que más me identifico. El personaje del escritor (con todas las similitudes que pueda tener conmigo: mediterráneo, de mi edad, profesor en la ciudad de Nueva York, promiscuo en su relación con el elemento femenino…), es el catalizador de las breves historias –fragmentos vivenciales- de las mujeres con las que se relaciona. El “incierto epílogo”, escrito, en esta ficción literaria, en tercera persona por el protagonista masculino, el escritor John Lotz, puede parecer el más autobiográfico. Por el contrario, sólo unos breves párrafos, alguna que otra frase del escritor y de la mujer con la que dialoga en esta parte de la novela, provienen de la memoria de momentos realmente sucedidos y vividos por quien esto escribe (y abajo firmante). Esto es, hechos devenidos literatura igualmente. Su verismo es de hecho de lo más literario. Aunque aquí también “el estilo y la novela son yo mismo”. "Nueva York. Delirios de amor". 

Para que entendamos mejor sus pinturas, ¡Segui también escribe crítica de arte!

Leamos con atención las palabras de este singular e irrepetible filósofo y escritor sobre qué es el arte, en la experiencia del espectador que se enfrenta ante una obra:

_La distancia del sujeto [Carta del maestro del 21 de abril de 2017 a las 11:42 am]

Ante una obra plástica (pintura), el espectador quisiera tocarla: la carnosidad de Las Tres Gracias de Rubens, las Anémonas de Monet, las Manzanas de Cézanne. Pero está prohibido. En un museo, hay una raya amarilla en el suelo que marca la distancia al observador. Si el espectador pudiera tocar estos cuadros, daría con lo real de los mismos: pintura, tela, barniz...

Incluso sin la marca de la prohibición -en las galerías de arte no la hay. El espectador marca él mismo la distancia respecto al lienzo pintado. Se aleja del objeto (real) y vuelve a su subjetividad. Reconoce (vuelve a conocer, como dice Sócrates) lo que ve... a cierta distancia: la de la mirada, la de la memoria, la afectiva, el gusto... El sujeto, entonces, se ha desprendido de lo real. Es total subjetividad. Abandona lo que de real hay en el cuadro pintado, que es un soporte para la libertad del sujeto. Como sus ojos, su espíritu, el suelo que pisa, que lo sostiene. En la subjetividad está el arte, la belleza, la verdad. 

Contactos: segui-joseph@hotmail.fr, by Joseph De Corinto Segui

Escribir comentario

Libro de visitas

  • Mónica Romero Huerta (miércoles, 20. junio 2018 19:04)

    Para mí estos cuadros de Seguí representan lo desconocido, por eso el autor usa tanto el rojo, como advirtiendo del peligro que hay en conocer lo que se desconoce.

  • Noelia Rodríguez Moreno (Docente Historia del Arte) (jueves, 21. junio 2018 14:34)

    Así como Picasso tiene una época azul, una rosa, una negra, una cubista, una realista, una surrealista...
    Allá es de donde proviene el color que domina la gama cromática de las pinturas. La época azul (1901-1904)
    representa las obras más célebres y enigmáticas del pintor. En esta época los críticos elogiaron el expresivo simbolismo de los cuadros pero censurando la profunda tristeza que emanaba de ellos.
    Al establecerse en París y conocer a Fernande Olivier comienza la época rosa (1904-1907). En este segundo
    gran período rosa de Picasso su interés por los pobres y marginados se traslada al circo. Arlequines, saltimbanquis, etc. llenan de nuevo sus cuadros.

Introduce el código.
* Campos obligatorios